facebook
Hermosillo, MX •

Elecciones 2016: Las lecciones… Por: Bulmaro Pacheco

0

Más allá de la euforia, la sorpresa, el triunfalismo y las decepciones, la nueva realidad política nacional obliga al análisis frío y contundente de las respuestas de los electores a los partidos políticos y sus propuestas en los 12 estados donde hubo elección para gobernador el pasado 5 de junio.

El análisis deberá centrarse también en Baja California, donde fueron electos ayuntamientos y diputados locales, y en la Ciudad de México, donde se eligió al Constituyente responsable de elaborar la Carta Magna local.

Con pleno rigor, el análisis debe ser caso por caso y esperar a que terminen de aterrizar los datos finales de cada proceso, para escudriñar las variables que se presentaron en cada una de las entidades y los resultados obtenidos por los partidos así como los independientes para evitar las precipitacioneslos análisis catastrofistas, o las actas anticipadas de defunción.

Punto y aparte merecen la crisis de las encuestas de salida y aquellas de los sondeos previos, donde todo parece indicar que a algunos les diseñaron trajes a la medida -que sin duda, se los creyeron-, hasta que la realidad se encargó de despertarlos ya avanzada la noche de ese mismo día con las cuentas del PREP.

Los gobiernos que se eligieron varían en la duración de sus encargos. Los ajustes constitucionales para adecuar los procesos electorales a la reducción del número de elecciones por estado y a la elección federal la causa.

Por ejemplo;seis años durarán solo Hidalgo,Oaxaca,Durango,Quintana Roo y Tamaulipas. Chihuahua y Zacatecas 5 años,Aguascalientes 5 con 10 meses,Sinaloa 4 con 10 meses,Tlaxcala 4 con 8 meses,Veracruz solo 2 años, y Puebla,Antonio Gali gobernará solo un año con 10 meses.

Una primera lectura nos habla del fortalecimiento del PAN, al alcanzar por primera vez en su historia siete victorias en gobiernos estatales en una sola elección -algo nunca visto en sus 77 años.

Ahora el PAN ampliará su dominio político en 11 gobiernos estatales y gobernará a 37.7 millones de mexicanos. También logró victorias en ciudades importantes y amplias mayorías en congresos como Veracruz, Tamaulipas y Baja California.Los datos duros nos muestran que de los 12.4 millones de votos emitidos en la reciente elección, el PAN con alianzas obtuvo el 36.25%(4,502) y el PRI también con sus aliados se llevó el 36.20% (4,496)la diferencia fue apenas de 0.4% en la votación total.

El reto del PAN será que los ganadores cumplan lo que prometieron y que no repitan los errores de gobernadores panistas deshonestos y frívolos, que hundieron al PAN en algunos estados.

El otro, que su triunfalismo no se desborde ante el desafío de llegar unidos a la selección de su candidatura a la presidencia de la República. Fox ya destapó a Margarita Zavala como la candidata “segura”, el gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle se auto propuso candidato, y Ricardo Anaya se fortalece pero no podrá auto destaparse, porque de inmediato le exigirían su renuncia al cargo, alegando inequidad en la competencia, por las facultades y los recursos que se manejan desde la dirigencia nacional.

Otra lectura nos habla de la consolidación de la estructura de Morena y la base que su dirigente nacional estaba esperando para consolidar su candidatura presidencial. Morena no ganó gobierno estatal alguno, pero sí un segundo y cuatro terceros lugares. Sin alianzas,de la votación total obtuvo -Un millón 674 mil votos-,es decir el 13,48% del total lo que lo consolida como la tercera fuerza política nacional de cara a la elección del 2018.

El PRD gana en alianza con el PAN en tres estados claves: Veracruz, Durango y Quintana Roo. Ambos, en alianza, pudieron ganar fácilmente también en Tlaxcala, pero algo pasó que no la concretaron.Como partido,el PRD solo obtuvo el 3.68% de la votación.Nada para presumir. Por eso no es difícil prever nuevas alianzas entre el PAN y el PRD, primero en el Estado de México en 2017 y muy probablemente para la presidencial del 2018.

El problema para el PRI  es que ya no hallan a quién echarle la culpa de los retrocesos sufridos en 8 entidades. Todos se tiran la pelota,nadie quiere asumir la responsabilidad y el debate ha entrado en una crisis tal que, al final, según el ex dirigente César Camacho “todos y ninguno tienen la culpa de las derrotas” (sic). ¡Inédito! Otra vez la eterna sentencia de que la victoria tiene muchos padrinos y la  derrota, ¡ay, la derrota! es huérfana.

El ridículo mayor ha corrido por cuenta del ex candidato presidencial Francisco Labastida, que con un ánimo simplista endosa la derrota del PRI a la iniciativa de Reforma al artículo 4 constitucional promovida por el presidente Enrique Peña Nieto, para legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo. ¿Por qué no lo dijo antes? Oportunismo puro y la iglesia que no desaprovecha ese traspiés para colgarse de la idea y arremeter con lo mismo.

El PRI debe apurar el análisis y no confiarse. Asumir responsabilidades y  evitar el peloteo sobre los culpables de su crisis, para no terminar de confundirse. Debe hacer una lectura fría, objetiva y realista de lo que le pasó, si no quiere nuevas sorpresas en el 2018. Sus oposiciones ya trabajan, se organizan, hacen cuentas y se adelantan a los procesos que siguen.

Algunos panistas ya dan por hecho que regresarán a la presidencia en el 2018. A ese nivel la euforia.No estará fácil.

¿El análisis y la autocrítica? Eso deberá hacerlo el PRI en Asamblea Nacional, escuchando a todas las voces y a todas las regiones. Es increíble que no haya habido todavía, una reforma del PRI que supere a las de la XIV Asamblea nacional de 1990. La de 1996 (de los candados eliminados en 2013)  y la elección del gobernante del Distrito Federal (jefe de gobierno). que se concretó con la primera elección en 1997. Ojalá que no se tarden en registrar que sale sobrando-y es ocioso-, el debate sobre el futuro de las personas y los dirigentes. El real problema es el futuro del PRI y el de México más allá de las coyunturas políticas personales o de grupo.

Por primera vez en su historia,el PRI pierde 7 gobiernos estatales en una sola elección, y por primera vez también a partir del 2017 gobernará solo en 16 Estados. Histórico.¿Como se llegó a eso ?

Si ya se habían detectado los problemas que ahora se señalan como los causante de las derrotas, ¿Por qué no se reconocieron antes los errores, los problemas y las crisis? ¿Por qué no se tomaron medidas radicales contra Duarte de Veracruz, Borge de Quintana Roo y el ex gobernador Padrés de Sonora? ¿No se dieron cuenta antes que ya estaba haciendo crisis el modelo de un conjunto de reformas estructurales hacia afuera, sin una verdadera reforma del Poder para combatir monopolios y cacicazgos hacia el interior? ¿No se vislumbró a tiempo que la modernidad a medias ha  privilegiado el manejo de la economía sobre la política, con el debilitamiento del Estado (mexicano) por el deterioro del estado de derecho y donde el manejo del Poder permanece sin cambio alguno, con un partido mayoritario que aparece desajustado de las nuevas realidades y de las exigencias reales?

¿No calcularon los efectos del retraso en la aprobación de las leyes anti corrupción a todas luces detenidas por consideraciones políticas?

La guerra sucia le ayudó al PRI a ganar en Colima porque allá el candidato del PAN era muy vulnerable y el gobernador del PRI no estaba tan cuestionado. Ahora se repitió el modelo en casi todos los procesos, pero falló estrepitosamente. Lamentablemente quedó la sensación de que en las campañas del PRI terminaron por privilegiarse los escándalos sobre las propuestas.

La gente que vota se incomodó y reaccionó en contra: Tamaulipas sería el ejemplo más contundente.Ahí el PRI perdió por dos dígitos.

En el PRI también terminó por hacer crisis el ciclo político que se inició con la llamada “sana distancia”, que nunca se entendió a cabalidad.

Con esa sana distancia, se generó un vacío de Poder, llenado rápidamente por otras fuerzas políticas principalmente en los Estados.

Empezaron a tomar fuerza los gobernadores, que al tiempo que se hacían muy ricos a la sombra del Poder, también ejercían como grandes electores para dejar sucesores, cubriendo con eso la abstención presidencial.

Dicha crisis se pasó a los estados y se intensificó en los sexenios que gobernó el PAN, donde ya sin presidente de la República, los gobernadores del PRI se despacharon a sus anchas vetando e imponiendo a los aspirantes a los gobiernos estatales. Los casos de ex priistas excluidos que ganaron gobiernos estatales se amplió de ahí en adelante: Leonel Cota Montaño, Ricardo Monreal, Malova, Arturo Núñez, Gabino Cué, Salazar Mendiguchía y -ahora-, Carlos Joaquín entre muchos otros,ejemplos vivos.

Eso es lo que hay que revisar también,esa contradicción entre el discurso político de las reformas y la modernidad que a cada rato se presume,pero que  choca con una cultura política sin cambio alguno.

En el PAN tuvieron que reformar sus estatutos para abrir en definitiva a su militancia, la elección interna de dirigentes y candidatos.

¿Qué por qué la gente votó por el PAN? Dice Anaya que por el hartazgo de la gente con el círculo vicioso de (economía-devaluación-violencia y corrupción) también que por las buenas campañas,los buenos candidatos y el prestigio(sic) del PAN. Anaya en su euforia y su propia sorpresa exagera.

No es para tanto porque al final, el PRI gana 7 de los 12 Congresos estatales y un mayor número de presidencias municipales (211) contra (162) del PAN-PRD. El PRI gana también en las tres entidades donde se registró la mayor participación electoral: Hidalgo, Oaxaca y Zacatecas. Mucho que analizar todavía, y muchas cosas que aún no sabemos de la elección pero que seguramente aparecerán en los próximas semanas -cuando los tribunales electorales nos anuncien la última palabra-,es lo que se requiere para completar el análisis frío de los verdaderos efectos políticos de la reciente elección.

El problema a nuestro juicio, es que a todos los análisis,serios o no, ya los nubla el síndrome del 2018 que todo lo toca,todo lo cubre y que al parecer…Ya nadie lo para. De ese tamaño.

bulmarop@gmail.com

Comentarios

Comments are closed.